Hugo Gutiérrez Muñoz

‘Mello’: el propio bacán

Fotografías:
Julio Barrera
- Escrito Por:
Juan Sebastián Salazar
Relatos Amarillos pódcast RTVC Hugo Gutiérrez Muñoz historias taxistas Barranquilla Colombia

Yo soy el Mello. Cuando vine aquí, a la estación, yo tenía mi cabello negro y mi bigote. Y ya no tengo ni bigote ni cabello. Es que yo les he dejado toda mi experiencia. Toda. También les he dejado mi alegría y mi felicidad por el Carnaval… Como buen barranquillero que soy.

Yo soy uno de los anfitriones del Carnaval. Yo soy el Rey Momo y disfrazo el carro todos los años… Todos los años traigo un disfraz diferente. Y todo el mundo está pendiente: que cómo se disfrazará el Mello, y yo no les digo nada… Hasta que llega el Carnaval y ¡tan!, lo traigo. Bacano. Uno-A. Esa es nuestra idiosincracia. Nosotros somos el propio bacán: todo chévere: el carro con sus máscaras y todo. Y la gente pregunta que qué es esto: que la marimonda, que el no sé qué, y se les da un detallito… De eso depende una propina interesante.

Relatos Amarillos pódcast RTVC Hugo Gutiérrez Muñoz historias taxistas Barranquilla Colombia

Es que como buen barranquillero nos disfrazamos por tradición. Y no es cualquier vestimenta: yo me pongo mi traje de cumbiambero o de monocuco. Elegante. Efectivo. Chévere. La verdad es que yo soy un anfitrión muy elegante.

Yo desde noviembre no me motilo más… espero a que llegue el carnaval, en febrero o marzo, y ahí sí me hago cosas en la cabeza. Hace unos años, por ejemplo, me hice una araña: ¡qué cosa espectacular! En otra ocasión me hice una piña, y en otra me hice una cresta, como Germán es el Man.

Recuerdo que un día me pintaron el pelo y me puse una gorra y una bolsa mientras cogía la tinta. Así trabajé. Y justo el primer cliente me dijo que lo llevara a Barahona. Bueno, ¡hagámosle! Prendí el aire acondicionado a toda, pero esa vaina me picaba; me volví un ocho. 

—Mi hermano, permítame que necesito ir al baño.

Y paré y fui al baño y cogí un balde y me lavé la cabeza y me quedó amarilla-amarilla. Cuando volví al carro el man me dijo que yo no era el conductor.

Relatos Amarillos pódcast RTVC Hugo Gutiérrez Muñoz historias taxistas Barranquilla Colombia

—No, es que me lo pinté para los Carnavales. Mire el tarjetón.

Y el man cagado de la risa. 

Mira… Es que yo me pintaba todos los años hasta que un día me dejó de salir pelo. ¡Erda! Ahí dije que no me tinturaba más, pero, ¡qué va! Apenas llegaron los siguientes carnavales me los volví a pintar. 

Es que yo soy un man que le gusta andar bacana: los cortes, la planchita, la rayita aquí… Y no por eso es que sea un chirrete o un bandido o un bobo… ¡Nada! A mí me gusta esa vaina. Y ya.

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe información, noticias, contenido exclusivo y haz parte de nuestra comunidad amarilla.

Acepto y autorizo el tratamiento de datos